Ir a la navegación principal Ir al contenido Ir al pie de página

Purificación del agua: ¿Cuánto blanqueador es necesario para purificar el agua y poder beberla?

¿Necesitas purificar el agua? Aprende sobre el tratamiento del agua y descubre la cantidad de blanqueador que debes agregarle para desinfectarla y hacerla potable.

Más de los expertos de Clorox

Desinfectar el agua es importante si las autoridades no han confirmado que es seguro beberla, limpiar o bañarse con la que está disponible después de una emergencia, como un huracán o una inundación. Durante y después de que ocurre un desastre natural, el agua puede contaminarse con microorganismos (por ejemplo, bacterias), aguas negras, desechos tóxicos agrícolas o industriales, productos químicos y otras sustancias dañinas que pueden causar enfermedades1.

Dependiendo del caso y de la situación de emergencia, no siempre es práctico hervir el agua durante 1 minuto para hacerla apta para el consumo humano. Aquí te mostramos algunos aspectos que se deben recordar cuando se usa Clorox® Regular-Bleach2, Clorox® Disinfecting Bleach (Concentrated Formula) o Clorox Germicidal Bleach4 (Concentrated Formula) para desinfectar el agua:*

  • Antes de agregar el blanqueador (cloro), es importante eliminar todo material que esté suspendido en el agua recolectada, dejando que se asiente en el fondo o mediante su filtración. Esto significa que, después de recolectar agua que no ha sido tratada, necesitas filtrarla utilizando un paño limpio, toalla o filtro para café, o debes dejarla reposar el tiempo suficiente para permitir que cualquier residuo se deposite en el fondo del envase.
  • A continuación vierte suavemente el agua en un contenedor limpio, para separarla de los residuos, y luego añade el blanqueador. Utiliza la siguiente tabla como guía para determinar cuánto debes agregar, dependiendo del tipo de blanqueador que tengas disponible y la cantidad de agua que estés tratando.
  • Permite que el agua tratada repose por 30 minutos. Si el tratamiento fue hecho correctamente el agua debe tener un ligero olor a cloro.
  • Si el agua no huele a cloro, debes repetir el tratamiento. Simplemente agrega la misma cantidad de blanqueador y espera 15 minutos más. Vuelve a chequear si tiene olor a cloro antes de beberla.
  • Si el agua tiene un sabor demasiado fuerte a cloro, viértela varias veces de un envase limpio a otro, y deja que repose durante varias horas antes de usarla.
  • Ten en cuenta que si el agua está contaminada con un químico, agregarle blanqueador no la hará apta para el consumo.

1. https://www.cdc.gov/es/disasters/disease/facts.html
* Productos efectivos únicamente contra virus y bacterias.