Ir a la navegación principal Ir al contenido Ir al pie de página
 
Empieza en limpio

Por nuevos comienzos y una mente despejada.

Para nosotros la limpieza es mucho más que desinfectar superficies; significa borrar el desorden del pasado, no solo en su forma física, sino también en su forma emocional.

Comencemos en limpio.

En Clorox siempre hemos tenido claro que la limpieza es importante. Existen estudios científicos que vinculan la limpieza de los espacios que habitamos con beneficios de la vida real como, por ejemplo, la elección de una alimentación más saludable, un mejor descanso durante la noche e incluso una mente más despejada y saludable. Descubre cómo la limpieza puede transformar cada momento de tu día.

Empieza en limpio con paz mental.

Un ambiente sin desorden tranquiliza la mente.1 Estamos convencidos de que un espacio habitable limpio y ordenado puede ayudar a crear un hogar más feliz para toda la familia.

Empieza en limpio con una mejor concentración.

¿Alguna vez has notado que tiendes a estar más atento, concentrado y ser más productivo cuando tu espacio de trabajo está libre de suciedad y desorden?2

Empieza en limpio con un buen descanso.

Nada es tan refrescante y reparador para el cuerpo y la mente como una buena noche de sueño ininterrumpido. No es un secreto que muchas personas tienden a dormir mejor en una habitación limpia.3

Empieza en limpio con una dieta más saludable.

Algo para reflexionar: un ambiente limpio puede conducir a la elección de alimentos más saludables.4

Empieza en limpio con buenos hábitos de estudio.

Los niños tienden a estudiar mejor en espacios limpios y las personas que crecen en hogares limpios permanecen más tiempo en la escuela.5 Ahora tú también lo sabes.

1. Fuente: Personality and Social Psychology Bulletin, 23 de noviembre de 2009.
2. Fuente: Journal of Neuroscience, enero de 2011.
3. Fuente: Estudio encargado por la National Sleep Foundation, Estudio de Mercado de WB&A, 24 de septiembre de 2010.
4. Fuente: Estudio publicado en la revista Psychological Science de la Asociación para la Ciencia Psicológica (Association for Psychological Science), 1 de febrero de 2013.
5. Fuente: Estudio de la Universidad de Michigan publicado en The University Record, 12 de marzo de 2001.