Ir a la navegación principal Ir al contenido Ir al pie de página

Cómo limpiar hongos y moho en exteriores

Consejos de nuestros expertos.
Cómo limpiar hongos y moho en exteriores

Clorox® Regular Bleach2 hace que la limpieza de hongos y moho en exteriores sea fácil.

Lo que vas a necesitar:

  • Una cubeta de 5 galones
  • Clorox® Regular-Bleach2 with CLOROMAX®
  • Una taza de medir
  • Guantes de goma
  • Lentes de seguridad
  • Cepillos para restregar (con mango largo y/o sin mango)
  • Manguera de jardín con boquilla rociadora

Este es el procedimiento:

  • Riega muy bien las plantas que estén cerca del área donde trabajarás. Protege las plantas más grandes cubriéndolas con láminas de plástico.
  • Agrega ¾ de taza de Clorox® Regular-Bleach2 with CLOROMAX® en 1 galón de agua dentro de una cubeta de 5 galones. Para trabajos más grandes, utiliza 1 ½ tazas de blanqueador en 2 galones de agua.
  • Moja con agua la superficie que vas a limpiar.
  • Aplica a la superficie la mezcla de blanqueador y agua, utilizando el cepillo.
  • Vuelve a aplicar, según sea necesario, para mantener la superficie húmeda durante 5 minutos.
  • Enjuaga muy bien el área tratada.
  • Deja que la superficie se seque al aire.
  • Vuelve a regar las plantas cercanas.

Desecha en el inodoro la solución de blanqueador y agua que te haya sobrado. Enjuaga los cepillos, guantes y botas con la manguera, y deja que se sequen al aire. También puedes utilizar esta técnica para limpiar revestimientos, ladrillos sellados y piedras de patio. Ten en cuenta que debes evitar aplicar la solución de blanqueador bajo luz solar directa o en madera sin acabado. La solución no debe utilizarse para limpiar canales de lluvia o ventanas de aluminio; enjuaga bien si ocurre algún contacto con estos materiales. También debes probar la solución de blanqueador en un área poco visible de la zona que deseas tratar, antes de comenzar tu proyecto. Claro, suena bastante fácil, ¡porque en realidad lo es! Aquí te mostramos un tutorial de imágenes para ayudarte con los pasos que debes seguir.

Los hongos y el moho se acumulan poco a poco durante el invierno. Hay menos luz durante el día y mal tiempo, lo que hace que sea más fácil postergar el tratamiento (¡hasta que no aguantes más!)

Usa una lona grande de plástico para proteger las plantas.

Para preparar 2 galones de la solución de blanqueador, usa 1 ½ tazas de cloro. Esto hace que sea más fácil sumergir un cepillo de mango largo en la mezcla. Para medir el agua, marca las líneas de volumen en el exterior de la cubeta. Así será más fácil usar la manguera para llenar la cubeta hasta el volumen correcto. ¡No trates de adivinar cuánto es un galón!

Moja la superficie con una manguera de jardín. Cuando esté mojada, la mancha se verá todavía más.

Cuanto menos te tengas que preocupar por lo que llevas puesto mientras trabajas, mejor. Unas botas de goma para la lluvia y cualquier ropa vieja son perfectas para la ocasión, porque no te importará si te salpica un poco de blanqueador.

Utiliza un cepillo de mango largo para aplicar la solución de blanqueador en la pared (y vuelve a aplicarla simplemente sumergiendo el cepillo de nuevo en la cubeta).

Algunas esquinas solo pueden limpiarse con un cepillo de mano. En este paso es muy conveniente usar guantes:

Si tienes que limpiar un área grande, no intentes hacerlo todo de una sola vez. Para lograr mantener la superficie húmeda con la solución de cloro durante los 5 minutos recomendados, es mejor trabajar en secciones más pequeñas y enjuagar el área antes de comenzar con el siguiente pedazo.

Wow – ¡Qué diferencia!

¡Gracias, Clorox® Regular-Bleach! ¡No podría haberlo hecho sin ti!

Consejos de nuestros expertos