Ir a la navegación principal Ir al contenido Ir al pie de página

Cómo reducir el moho y los ácaros del polvo

Consejos de nuestros expertos.
Cómo reducir el moho y los ácaros del polvo

Las alergias no florecen solo en la primavera.

Aunque muchas personas asocian las alergias con el polen y la primavera, otros alérgenos comunes como los ácaros del polvo, la caspa de las mascotas y el moho están siempre presentes y pueden representar un gran desafío, durante todo el año, para las personas que sufren de alergias.

Pasos para reducir los alérgenos de los ácaros del polvo en el hogar

  • Retira las alfombras y muebles tapizados de la habitación de tu hijo
  • Envuelve colchones y almohadas en fundas lavables
  • Limpia la habitación regularmente con una aspiradora que tenga un filtro HEPA (filtro de aire de alta eficiencia)
  • Humedece el piso con un trapeador para evitar que las partículas irritantes pasen al aire.

Superficies duras

Si encuentras moho y hongos alrededor de la casa: rocía las superficies duras con Clorox® Clean-Up® Cleaner + Bleach desde una distancia de 4 a 6 pulgadas, hasta empaparlas. Deja que el producto actúe por 5 minutos y luego enjuágalas o límpialas con una toalla de papel o paño limpio para eliminar el moho. Usa este producto para limpiar y desinfectar bañeras, cubiertas de baños y cocinas, duchas, fregaderos, refrigeradores, baldosas de cerámica vidriada y fibra de vidrio.

Evita que el producto entre en contacto con la ropa, tela, madera, goma y superficies pintadas o de papel. El contacto prolongado con metal, porcelana vieja o laminado de plástico desgastado puede causar decoloración. Para superficies muy sucias, límpialas antes de desinfectarlas. Lo más recomendable es limpiar el moho inmediatamente y controlar el área. Si el moho vuelve a aparecer, revisa que no haya una tubería rota u otra fuente de agua que necesite ser reparada.

Consejos de nuestros expertos