Ir a la navegación principal Ir al contenido Ir al pie de página

Seguridad para bebés: mantén tu hogar limpio

Consejos de nuestros expertos.
Seguridad para bebés: mantén tu hogar limpio

Prueba estos 4 sencillos pasos para mantener tu hogar más saludable para tu bebé.

Seamos sinceros: a los bebés les gusta meterse en la boca cosas sucias y llenas de gérmenes. Eso significa que al mantener tu hogar lo más limpio posible ayudarás a reducir los gérmenes de la superficie que pueden enfermarlo. Si te preguntas cómo encontrarás tiempo para limpiar todo en la casa, no te preocupes. Aquí te damos cuatro consejos simples para ayudar a mantener tu hogar lo más saludable posible cuando se tiene un bebé.

1. Asegúrate de limpiar y desinfectar.

Ese control remoto con el que el bebé acaba de empezar a jugar puede parecer perfectamente limpio, pero lo más probable es que esté lleno de gérmenes, de esos que podrían causarle enfermedades. Y aunque puedes lavar bien las superficies con jabón común, ¡esos gérmenes podrían permanecer! La buena noticia es que al utilizar los productos correctos para limpiar y desinfectar (como las toallitas desinfectantes Clorox® Desinfecting Wipes para el control remoto), puedes eliminar de las superficies el 99.9% de bacterias y virus potencialmente dañinos.

2. Limpia sobre la marcha.

Con un bebé recién nacido, el tiempo vale oro. Aprovecha al máximo cada minuto limpiando espacios pequeños y desinfectando a lo largo del día. Mantén toallitas desinfectantes Clorox® Disinfecting Wipes en toda la casa para que puedas limpiar y desinfectar rápidamente los lugares con gérmenes, como el cambiador de pañales y el basurero donde los tiras.

3. Desinfecta diariamente.

Cuando no tengas mucho tiempo para limpiar, usa el nuevo aerosol Clorox® Anywhere® Hard Surface™ Daily Sanitizing Spray. Es suficientemente eficaz para matar el 99.9% de las bacterias más comunes de la casa, pero es tan suave como el agua. Tan suave que puedes usarlo cerca de bebés, mascotas y comida. No deja humo o residuos de productos químicos peligrosos, por lo que puedes rociarlo sin preocupaciones.

4. Lávate las manos con frecuencia.

El mundo exterior es una cornucopia virtual de gérmenes. Para evitar transmitírselos a tus pequeños, asegúrate de lavarte las manos antes de cargar a tu bebé, y pídele a todos que hagan lo mismo. Los expertos dicen que la mejor manera de deshacerse de los gérmenes es frotando vigorosamente las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos.

Consejos de nuestros expertos