Ir a la navegación principal Ir al contenido Ir al pie de página

Manteniendo el agua segura en Perú

Manteniendo el agua segura en Perú

La urgente necesidad de agua potable limpia es un problema que aún necesita atención, incluso hoy en día. Si quieres saber cómo está trabajando Clorox para mejorar la calidad del agua de varias comunidades en Perú y cómo puedes proteger el agua de tu hogar con blanqueador, continúa leyendo.

El peligro de consumir agua insegura.
Probablemente la mayoría de las personas saben que la escasez de agua es un problema global. Pero aún más sorprendente es el hecho de que el agua no segura es una de las principales causas de enfermedades, desnutrición y muerte entre niños menores de cinco años en todo el mundo.1 Este problema es especialmente grave en el Perú, donde una de cada siete personas no tiene acceso a agua potable.

Reconociendo esta seria necesidad, Clorox se asoció con mi organización, PRISMA, para mejorar la calidad del agua potable en las comunidades rurales del Perú a través del Proyecto Agua Segura de Clorox. Lo que comenzó hace apenas cuatro años sirviendo a 3.000 personas, pronto proporcionará más de 100 millones de litros de agua potable segura al año a 25.000 personas en los distritos de Tambogrande y Las Lomas, unas de las zonas más rurales del Perú.

Tecnología de blanqueador simple y expansible
Nuestro enfoque es simple y de fácil expansión, y esa es una de las razones por las que está funcionando. Hemos instalado junto a fuentes de agua comunitarias dispensadores que proporcionan una dosis medida de blanqueador para tratar el agua y hacerla segura para el consumo. El hipoclorito de sodio, el ingrediente principal del blanqueador, es la misma tecnología utilizada en las instalaciones municipales de tratamiento de agua en todo el mundo, y hemos encontrado una forma de llevar ese mismo tratamiento efectivo a las comunidades rurales que no tienen la infraestructura para recibir agua ya tratada en sus hogares a través de tuberías.

El poder de la educación para la salud
La otra razón por la que estamos viendo que más del 60 por ciento de estas familias ahora tratan el agua con blanqueador, es la educación sobre salud e higiene que hemos impartido. Antes del proyecto, la idea de “gérmenes invisibles” en el agua era un concepto extraño para muchos en estas comunidades. El Proyecto Agua Segura ha ayudado a las familias a comprender la conexión entre el agua no segura para el consumo y las enfermedades, y el poder del blanqueador para desinfectar su agua potable.

Las comunidades asumen un papel de liderazgo
El Proyecto Agua Segura también ha movilizado a las comunidades de una manera nueva. Los líderes comunitarios a cargo del agua manejan los dispensadores de cloro con cuidado y orgullo, y existe una presión social positiva que anima a las personas a seguir tratando su agua. El gobierno local también se ha involucrado. Tres meses después de asumir el cargo, el recién elegido Alcalde de Tambogrande ordenó un nuevo y muy necesario camión de agua, puso en marcha un proyecto estancado para construir una segunda instalación municipal de tratamiento de agua y se comprometió a construir 15 pozos para servir a algunas de las comunidades más remotas del distrito.

Agua segura en tu hogar
Por cierto, el método utilizado en Perú se puede aplicar en cualquier momento en que el agua limpia no sea accesible y cuando hervirla no sea práctico. Filtra cualquier residuo sólido, añade Clorox® Regular Bleach2 (busca en la botella las instrucciones de dosificación) y deja que el agua repose durante 30 minutos. Si es necesario, vierte el agua varias veces entre recipientes limpios para que tenga un mejor sabor. Mientras que los gérmenes pueden regresar fácilmente al agua hervida, en el agua tratada con blanqueador el cloro se queda “en guardia” durante 24 a 48 horas después de realizado el tratamiento.

Para aprender más sobre el Proyecto Agua Segura, visita www.clorox.com/our-story/safe-water-project.

1. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos.
*El blanqueador Clorox® de origen local desinfecta el agua potable